AUDICIÓN: Adaptación de audifonos y reeducación auditiva.

prev next

“NO SER SORDO NO SIGNIFICA OIR BIEN”.

"ESCUCHO PERO NO ENTIENDO"

El procesamiento auditivo es la capacidad de nuestro cerebro de percibir e interpretar los estímulos sonoros que vienen del entorno. 

Por nuestra ruta auditiva entran fundamentalmente dos tipos de estímulos:

1. Sonidos con significado del entorno

2. Símbolos abstractos o palabras

Si ambos estímulos se reciben y procesan de forma adecuada, entenderemos el mundo que nos rodea desde el punto de vista auditivo. Pero si la percepción no es adecuada o el estímulo no se procesa de forma correcta, tendremos una pobre o nula comprensión auditiva del mundo. Este problema de comprensión será evidente en todas las áreas funcionales del ser humano el aprendizaje, la lectura, el lenguaje, la relación con los demás, problemas espaciales, etc. Según sea el grado de los problemas auditivos, mayor o menor será la intensidad con la que se manifiestan los síntomas. 

A continuación  se presentan algunos síntomas relacionados con alteraciones del sistema auditivo. Si presenta uno o mas de los síntomas aquí descritos es recomendable una revisión auditiva. 

  • Problemas de lenguaje y dicción.
  • Responde ¿qué? cada vez que le hablan.
  • Dificultad para recordar instrucciones verbales.
  • Se tapa los oídos con ruidos fuertes.
  • Confusión en algunos sonidos o palabras y dificultad para pronunciarlos.
  • Se despista con cualquier cosa.
  • Rendimiento escolar inferior a las capacidades intelectuales.
  • Audición dolorosa.
  • Dificultades para concentrarse si no hay absoluto silencio.
  • Sustituyen la expresión verbal por gestos. 
  • Se abstraen en las conversaciones.